Tradicionalmente, los herreros se desplazaban con el yunque a hombros. De sus encuentros surgían desafíos de fuerza.

     En este juego se dispone en el suelo una peana, detrás una barra metálica, y arriba una chapa regulable según la altura del participante. Éste debe alzar el yunque que pesa unos 18kg las más veces posibles en un tiempo determinado.

     El levantamiento es considerado válido cuando el yunque toca alternativamente la chapa (arriba) y la peana (en el suelo). Una de las dificultades reside en el movimiento sucesivo de incorporamiento y de agache, particularmente incómodo y forzoso para la columna.

Video