Al final del verano, los baserritarras se reunían en sus campos de maíz para recoltar este cereal tan preciado.

     Cada mazorca recogida se lanzaba a una cesta de mimbre, lo cual requería una cierta destreza. He ahí el origen de los desafíos de mazorcas, a quién más diestro y rápido.

Video