Muchos de nuestros antepasados se exilió para practicar su oficio en muchos países.
Esta disciplina les rinde homenaje.

Con la ayuda de su hacha, el leñador se fabrica una escalera para subir con toda seguridad al árbol que escogió cortar.
Una vez a la buena altura, instalado sobre una tabla de 20 cm, a 5 metros de altura, el leñador practica la cortada.

Esta técnica fue utilizada por los leñadores en Canadá.
Les permitía subir por encima de la parte helado del árbol.
Podía también ser utilizada con el fin de descansillo a diferencia del nivel del terreno.

Video